Lunes 07 de Agosto de 2017
Lima, belleza colonial en sus balcones
La arquitectura colonial peruana a pesar de provenir en su mayor parte de patrones ibéricos y europeos, posee una personalidad propia.

Esta arquitectura tuvo desde un inicio un estilo Renacentista, Mudéjar, Barroco y por último un estilo Rococó y Neoclásico. Para esto, se trabajaron técnicas y materiales indígenas, lo que hizo de este arte, un arte andino ya que se utilizó el adobe y la quincha (caña y juntos cubiertos de barro)

La vivienda colonial tuvo una fuerte influencia española, esencialmente andaluza. Eran casas de máximo dos pisos y tenían un atrio que permitía la entrada. Comúnmente, este zaguán permanecía accesible siempre para el arribo de las visitas. De ahí, seguía un bello patio que dominaba el ingreso rodeado de las habitaciones principales y dormitorios.

Las casas tenían comúnmente un balcón cerrado por donde se lograba mirar la calle, estos miradores tenían celosías. Los miradores le otorgaron a Lima un distintivo propio, ya que no había ciudad americana que tuviese tantos balcones como en la capital del virreinato peruano.
Volver a Destino